miércoles, 25 de septiembre de 2013

Tocando con los dedos el Paraíso (XIX)



Tanto es así que Pedro I, sin duda fascinado por el arte andalusí, decidió, tan sólo dos años después de ayudar a Muhammad, construir para sí un palacio al estilo de la Alhambra en lo que hoy son los Reales Alcázares de Sevilla. Para ello contó con la inestimable ayuda de artesanos llegados desde Granada. 

Patio del yeso, del Real Alcázar sevillano. 
Lo curioso del caso es que, muy poco más tarde, ese influjo regresó de vuelta a la Alhambra y así casi todos los especialistas consideran que la influencia cristiana en las realizaciones de Muhammad V es patente, en especial en su obra cumbre: el Palacio de los Leones. 
Esta empatía entre un rey cristiano y otro musulmán, sumada a otros muchos datos objetivos extraíbles de los anales medievales, desmitifica bastante la famosa Reconquista cristiana, rimbombante idea que aún resuena en los libros de historia. De hecho, en los dos siglos y medio largos que duró el emirato nazarí fueron más los periodos de paz que los de guerra entre cristianos y musulmanes. Y eso pese a que en ese momento Castilla parecía más empecinada que nunca por acabar con su enemigo secular. 

Un cristiano y un musulmán juegan al ajedrez en lugar de hacerse la guerra.

No hay comentarios:

RESEÑA DE “LA CASA DEL COBERTIZO”

Mustapha Busfeha García Salobreña, Granada,2014 660 pp.   De novela árbol calificaría yo esta extensa obra de Mustapha Busf...