lunes, 16 de septiembre de 2013

Tocando con los dedos el Paraíso (XIII)



Con Yusuf I se inicia la etapa más trepidante, desde el punto de vista constructivo, para el monumento nazarí. Yusuf I, erudito y protector de las ciencias y las artes, siempre buscó la paz, cosa harto difícil teniendo enfrente a uno de los reyes castellanos más belicosos: Alfonso XI. Pese a su inferioridad militar, se enfrentó valientemente a su enemigo cuando fue necesario, pero no pudo evitar perder a manos de éste Algeciras y otras plazas claves como Alcalá la Real, tras lo cual pudo sellar una prolongada tregua. 

Alfonso XI, gran rival de Yusuf I.
Luego, cuando su rival volvió a mostrarle los dientes, la suerte vino a auxiliarle: Alfonso XI falleció en 1350 en el sitio de Gibraltar, víctima de la peste bubónica. Además, esta epidemia, la peor quizás sufrida jamás por la Humanidad, no sólo acabó con su enemigo sino que dejó tan malparados a todos los contendientes en liza que forzó una nueva paz, muy bien aprovechada por el sultán nazarí para volcarse en su labor constructora y protectora de la cultura. Por ejemplo, en Granada fundó una madraza, o universidad islámica, de la que se conservan algunos restos en un caserón cristiano que pertenece a la Universidad de Granada.

Sala de oración de la Madraza granadina.

No hay comentarios:

Navidad en Alsacia (I)

Hace poco estuvimos en Alsacia, de vacaciones. Su capital, Estrasburgo, ciudad universitaria y   sede europea, es también muy na...