viernes, 13 de septiembre de 2013

Tocando con los dedos el Paraíso (XII)



La creación de la Rawda dotaba a la Alhambra de un espacio de gran carga simbólica. No sólo era el lugar destinado a albergar los restos mortales de los reyes, sino también pomposas ceremonias, cargadas de simbolismo, dado que estaba situado entre la mezquita y los palacios, un  espacio, de algún modo, entre lo humano y lo divino, un punto de partida para que el alma alcanzase la vida eterna.

Cúpula de la torre de la Rawda, donde se supone se colocaban los cadáveres reales antes de ser inhumados. Fuente: http://porlascallesdegranada.blogspot.com.es

No fue ésta la única realización de Ismaíl, a quien también se atribuyen las líneas esenciales del Mexuar, que surgió junto a los dos patios erigidos anteriormente por Muhammad III. Además, este rey, rigorista en lo religioso y muy belicista en lo político, conmemoró su importante victoria de la Vega sobre los cristianos (1319) modificando el ala norte del Generalife, a la que dotó de una torre mirador, con resonancias áulicas, que anticipa, del algún modo, el diseño y la intención utilizados posteriormente por su hijo y sucesor Yusuf I en la torre de Comares. 

Patio de la Acequia en el Geaneralife. Fuente: www.generailfe.info.

No hay comentarios:

Navidad en Alsacia (I)

Hace poco estuvimos en Alsacia, de vacaciones. Su capital, Estrasburgo, ciudad universitaria y   sede europea, es también muy na...