lunes, 5 de agosto de 2013

Slade, rock and roll revivall.



A principios de la década de los 70, el rock and roll languidecía, constreñido por sus hijuelos, el rock sinfónico, rock ácido, rock duro, el heavy y demás historias... Hasta que llenó el Glam, esa corriente a medio camino entre la música y el espectáculo irreverente y festivo. Nos gustasen más o menos los atuendos, poses y maquillajes que portaban aquellos tipos, lo cierto es que revitalizaron el rock and roll como lo habían hecho 10 años antes  entre otros The Beatles, The Rollin' Stones, Animals... Uno de los grupos menos conocidos, tal vez porque no se mostraban demasiado ostentosos (aunque a veces daban la campanada), fue Slade, banda británica de gran repercusión en su momento; de hecho vendieron más que nadie durante los 70. Puede que haya quien diga que eran poca cosa si se les compara con otras grandes bde esa época también cultivadoras del rock and roll. Puede; pero para mí la poderosa voz de su vocalista Noddy Holder (el pelirrojo patillones) o la contundencia de su estilo no tienen nada que envidiar a los también grandísimos Led Zeppelin, T. Rex, Bad Company o Deep Purple, con la diferencia de que eran definitivamente más rocakanroleros. 
Mi recién descubierta pasión por este grupo me llega como una reminiscencia desde mi lejana mi infancia, cuando escuchaba los casetes de Ángel Galiano, un empleado de la imprenta de mi padre, un cajista que no podía trabajar sin música, como tiene que ser. Quizás escriba esto porque el pasado fin de lo volví a ver después de muchos años y fue una alegría y me trajo recuerdos entrañables.





No hay comentarios: