domingo, 23 de marzo de 2014

Al Gazal: De Bizancio al País de los Vikingos (y XI)




En  efecto, al Gazal no era precisamente joven en esa época. La crónica de Ibn Dihya habla de que superaba los cincuenta y en realidad, según todos los indicios, pasaba sobradamente de los setenta, aunque no debía aparentarlos. Pero debía tener un aspecto todavía muy aparente, a juzgar por esa pasión que despertaba en las damas de alcurnia.
Cuando los andalusíes regresan a al Andalus, y esto, por supuesto, sólo aparece en la historia del viaje al País de los Normandos, hacen escala en Sant Yaqub, es decir Santiago de Compostela, para entregar una carta del rey vikingo al gobernador de aquel lugar santo y “hacer la peregrinación”. Este es un dato interesante que pone de relieve la importancia de Santiago para los musulmanes y que se aleja de la imagen del santiago matamoros que tanto han explotado los historiadores tramontanos. 

Este santo guerrero no es el mismo al que también veneran los musulmanes.
La peregrinación a Compostela dos meses, tras los cuales, la comitiva andalusí atravesó los reinos cristianos al  parecer tranquilamente, pues no se cuenta incidencia alguna de esta parte del  viaje, y llegó a Córdoba, tras veinte meses de ausencia, en el verano de 846.
Como acabamos de decir, al Gazal había cumplido ya de largo los setenta años. Habrá quien piense que poca vida debía quedarle. Nada más lejos de la realidad. Varios autores hablan de que llegó hasta los noventa y cuatro, pero la fuente más fiable pueden ser estos versos escritos de su puño y letra:

He vivido treinta años y otros tantos,
Más treinta y dos,
El tercio de ellos en devaneos,
El segundo tercio, en el  pecado,
Y el tercero en un abismo
Donde es poca mi piedad y fe; (…)
Tengo un cuerpo ajado pero
Aparejado con un alma de diablo,
Con esperanza fresca y nueva,
Cual conocí en mis primeros tiempos.


Bibliografía:
Al Muqtabis II-I. Traducción Rodrigo Jiménez de Rada,  pp. 142-158; 228-244.
Encyclopédie de l’Islam. Artículo de Huici Miranda. Vol. II,  p. 1062. Leiden-Paris. 1960.
Enciclopedia de al Andalus. Junta de Andalucía. El Legado Andalusí. Granada.
Al-Gazhal y la embajada hispano-musulmana a los vikingos en el siglo XIX. Mariano G. Campo (ed). Miraguano Ediciones. Madrid,  2002. Contiene los artículos de A. El Hajji y D.W. Allen.
Un échange d’ambassades entre Cordue et Byzance au IXe. Siécle. E.Lévi-Provençal. Bizantion, XII (1937), I-24.
El origen de la familia, la propiedad privada y el Estado. Federico Engels. Marxist internet archive. 2000.

No hay comentarios:

RESEÑA DE “LA CASA DEL COBERTIZO”

Mustapha Busfeha García Salobreña, Granada,2014 660 pp.   De novela árbol calificaría yo esta extensa obra de Mustapha Busf...