jueves, 4 de febrero de 2016

Mi primer Sijo


El Sijo es un estilo de poesía tradicional coreana que hoy, por fin, me he decidido a emular, por aquello de que tengo una mujer y una mitad de familia coreana. El Sijo es clásico y a la vez moderno, porque no para de revivir con cada generación. Consta de 3 o 4 versos, de entre 14 y 16 sílabas, que generalmente, refieren una pequeña pero significativa historia, con su presentación (primer verso), desarrollo (segundo verso) y desenlace (tercer o cuarto verso). 
Se considera que un buen sijo debe guardar para el final una sorpresa o una sentencia, según se siga la tendencia taoísta, en el primer caso, o confuciana, en el segundo. Los sijos taoístas suelen ser más festivos, vitalistas e incluso irreverentes. Los confucianos tienen un fondo didáctico para beneficio de la sociedad en general y de la familia en particular. 
Pues bien, hace unos días me llegó una foto de Corea que ha encendido la bombilla de la inspiración. Son Jein y Ajeong, mis dos sobrinos nietos, hijos de nuestra sobrina mayor coreana. Cuento en éste, mi primer sijo, simplemente lo que sucede en esa imagen.  
Es toda una osadía por mi parte adentrarme en un estilo ajeno a mi tradición, pero nunca me he arrugado con los retos literarios. Otra cosa es que me haya quedado bien. Éste es el sijo:



SIJO DE JEIN Y AJEONG




















Jein, que tiene sólo mes y medio, mira atento hacia Ajeong.
Cariñosa, su hermanita, con pasión le lee un cuento.
Pero ella no sabe leer; si sólo tiene tres añitos…

¡Cuántas veces no le habrá contado ese cuento su madre!



Para terminar, sólo una apreciación. Creo que este sijo, mi primer sijo, nada entre las dos aguas de las que hable antes: la taoísta y la confuciana, ya que a la vez encierra una sorpresa pero no deja de referir una anécdota familiar.
Espero pronto componer un segundo poema coreano, según se me vayan apareciendo las musas, en cualquiera de sus múltiples advocaciones.

2 comentarios:

Mark de Zabaleta dijo...

Resulta francamente interesante...

Saludos

Jesus Cano dijo...

Gracias, Mark. Procuraré escribir otros poemas de este tipo. Y, quién sabe, tal vez salga un libro. Un abrazo.

Navidad en Alsacia (I)

Hace poco estuvimos en Alsacia, de vacaciones. Su capital, Estrasburgo, ciudad universitaria y   sede europea, es también muy na...