miércoles, 1 de junio de 2011

A todo el mundo le suena esta canción

Siguiendo con la serie de cantantes malditos, me referiré ahora a Arthur Lee (1946, Memphis, 2006, LA). Es conocido, sobre todo, por ser el líder de Love, banda angelina a la altura de los mejores grupos de su época, los sagrados 60'. Voy a hablar poco de la banda, que para mí es otra gota más, con su propia personalidad, de ese espléndido mejunje que fue el rock sicodélico. Hay mucho escrito: protpunk, arquitecturas melódicas sugerentes, envolventes, espléndidos arreglos sobre una canción básicamente folk...  Se recomienda sobre todo para disfrutar junto al mar. y si no escúchese esta canción y se podrán oír las olas:










Esta canción, con resonancias españolas, es la más conocida de Love y la pieza clave del disco Forever Change. Pero en anterior disco Da Capo contenía canciones mucho más 'beat', algunas precursoras del punk. Estupendas para una fiesta con mucha cerveza y demás aliños. Aquí la versión oroginal de una canción que versionaron los Ramones.








Pero, además de a Love, quiero referirme más concretamente a Arthur Lee, el primer hippie negro o mejor sería decir mulato, como Obama. Podría compararse, por su arrolladora y tortuosa personalidad con Little Richard, aunque era simplemente Arthur Lee. Si fue realmente capitán de Love fue mal capitán, a juzgar por lo poco que duró la banda (realmente sólo dos años) y por las serias turbulencias que experimentó. Su compañero en tareas de composición, Brian Mac Lean, cayó en la heroína y todo se fue al garete. Lee intentó mantener el nombre de la banda, pero las composiciones ya no eran las mismas. Para colmo, dado su carácter más bien agrio, por no decir directamente que hasta cierto punto peligroso, no dejó de tener problemas y en 1995 acabó en la cárcel (en esto se parece a Chuck Berry), de donde salió cinco años después. Continuó durante 6 años tocando con cierto éxito las gloriosas canciones de los dos primeros álbumes de Love (Da Capo y Forever Changes), ambos de 1967, quizás el mejor año para el rock, al menos hasta el momento. Y, luego de una jartá de excesos y deterioro sobre los escenarios (parecía Syd Barret después de tomarse diez tripis) fue despedido por su propia banda, la que él había creado para recrear aquellas canciones de los 60. Sólo le faltaba morirse y se murió de leucemia el pobre en 2006. RIP


Pero antes de irme, y para no dejaros con mal sabor de boca y como no quería dejar de poner un vídeo clip, aquí va otra de de esas canciones prodigiosas de Love, con Arthur Lee en su mejor momento. Este tema aúna, en cierto modo, el estilo de Love: rock de garage muy personal y psicodelia todavía aún más personal. Y siempre canciones distintas y bien elaboradas, buscando, experimentando, midiéndose con todos y con nadie. 


No hay comentarios:

RESEÑA DE “LA CASA DEL COBERTIZO”

Mustapha Busfeha García Salobreña, Granada,2014 660 pp.   De novela árbol calificaría yo esta extensa obra de Mustapha Busf...