viernes, 29 de abril de 2011

El secreto de Pink Floyd


En la entrada anterior hablaba de Duane Allman y del grupo que formó, de que su desafortunada muerte no aniquiló a la banda que él había configurado, pues los demás componentes siguieron fieles a su estilo. Pues bien, a Pink floyd le ocurrió algo parecido:sobrevivieron a la desaparición de su creador, sólo que éste no murió. Sólo enloqueció. Os contaré esta curiosa historia.
Quizás no mucha gente conoce el nombre de Syd Barret (1946-2006), pero es uno de los músicos más geniales que dio la década de los 60', lo cual ya es mucho decir. Nacido cerca de Cambridge, donde la Universidad, fue guitarrista, vocalista y compositor de Pink Floyd y, de hecho, el creador de su estilo. Sin embargo su presencia en el grupo apenas duró un año y medio ¿Qué le sucedió? Simplemente que se pasó de rosca con el LSD y se quedó, poco a poco, más colgado que un higo y ya no era persona. No podía actuar en público y, en una actuación para una televisión norteamericana, se quedó totalmente "off", nunca mejor dicho. Los demás componentes del grupo decidieron, un día que salían a tocar, no recogerle y ya nunca más se le vio en un escenario con ellos. Sin embargo, antes de eso y en unos cuantos meses, logró crear un estilo al que se mantuvieron fieles los demás componentes del grupo, el mismo que empapa sus obras sin Barret, como "The dark side of the moon" o "Whis you were here", incluso "The wall", donde el personaje principal, Pink, interpretado por Bob Geldoff,  es una referencia directa al Barret que estaba enloqueciendo a principios de los 70, luego contaré por qué.
Antes quiero poner un par dos vídeos donde aparece Barret como vocalista y líder indiscutible de Pink Floyd, antes de que tomara demasiado ácido y otras porquerías. Pertenecen a "The pippers at the gates of dawn", primer disco de este grupo decano del Rock Sinfónico. Vais a flipar, nunca mejor dicho:









Sobre  canciones como ésta, asentaron su estilo los Pink Floyd. Y, pese al progresivo deterioro mental de su ya ex líder, nunca lo olvidaron y hacen constantes referencias a él en sus álbumes posteriores, sobre todo en los más conocidos. Por ejemplo en "Wish you were here, la canción homónima es una añoranza del grupo por Syd Barret. Hay quien piensa que ese "Ójala estuvieras aquí" es elegiaco, pero lo cierto es que no habla de ningún muerto, sino de un loco a quien se echa de menos. Y, en "La cara oculta de la Luna", el tema principal, "Shine on you crazy diamond", es decir "Sigue brillando diamante loco", expresaba en su momento el deseo de que Barret saliese del hoyo en que se había convertido su cerebro. Lo cuenta Rogers Waters en un documental titulado "La historia de Syd Barret y Pink Floyd", de donde yo me he nutrido (disponible en youtube con doblaje y subtítulos para las canciones, ojo).
Este documental es muy recomendable para quien quiera profundizar en este tema. En otra ocasión  sucedió algo verdaderamente patético, que los Pink Floyd nunca olvidarían. Al parecer, cuando estaban grabando la canción del diamante loco, en el estudio apareció un tipo gordo, con el pelo y las cejas rapados, al que nadie conocía. Al acercarse a él los Pink Floyd comprobaron con estupor que era su querido amigo Syd Barret. Eso fue hacia finales de 1972 o principios de 1973. Al parecer, incapaz de manejarse ya solo, se había refugiado finalmente en su casa. Supongo que sus padres le convencieron de que se quedará con ellos y, a cambio, le permitían comer desaforadamente, olvidaban sus locuras y arrebatos (como raparse) y, de ese modo, continuar su viaje estelar hacia el fondo de su mente. Y así vivió hasta su reciente muerte, en julio de 2006. .
Nada mejor que terminar con la citada canción (la del diamante), que no fue compuesta por Barret, pero que le fue dedicada y, sobre todo, que posee su espíritu.
Otro día os cuento alguna otra historia de algún que otro rockero loco y genial.









1 comentario:

volandovengo dijo...

Genial, Jesús. Una buena historia, un buen blog y una manera muy sugerente de narrar. ¡Nos queda el cyberespacio, amigo erizo!

RESEÑA DE “LA CASA DEL COBERTIZO”

Mustapha Busfeha García Salobreña, Granada,2014 660 pp.   De novela árbol calificaría yo esta extensa obra de Mustapha Busf...