miércoles, 22 de enero de 2014

Crónica de la presentación de "Cuentos engranados" de Carolina Molina


Hemos llegado, el esfuerzo ha sido grande pero hemos culminado con éxito la primera etapa, la edición y presentación de "Cuentos engranados". Ahora sólo falta lo más difícil. dar a conocer al máximo de personas esta obra solidaria para que todo no se quede en la que fue una estupenda fiesta que todos recordaremos.A continuación, reproduzco la cariñosa crónica escrita por Carolina Molina bajo la que late su profundo amor por Granada, eso que la ha llevado a estar, en los últimos meses, mucho más en esta ciudad (vía email) que en Madrid. Gracias, querida amiga, por ser tan buena compañera de trabajo. Tenía que decirlo.


Presentadores del acto, de derecha a izquierda: Antonio Enrique, Antonio López-Barajas, Carolina Molina y Jesus Cano.


El pasado 20 de enero presentamos CUENTOS ENGRANADOS, la antología solidaria en la que participan 55 autores que ceden sus derechos al Banco de Alimentos de Granada. Tuvo lugar en la Biblioteca de Andalucía, uno de los emplazamientos más agradables de la ciudad y en donde he participado en los últimos años coincidiendo en diferentes actos. El personal de la Biblioteca inspira confianza y desborda gentileza, te hacen sentir bien y segura, nada falla cuando ellos están al mando. Quizás por eso la presentación de CUENTOS ENGRANADOS tenía ya demasiadas ventajas para cumplir sus objetivos.


La antología, que hemos coordinado con mucho mimo Jesús Cano y yo desde abril de 2013, no ha estado exenta de contratiempos y  de dificultades, la mayoría debido a su novedoso formato digital que ha puesto a prueba a la editorial Transbooks.
Desde hace varios años tenía gran interés por hacer una macro antología en donde se diera voz a un gran número de escritores que fueran habituales del género del cuento.  Jesús Cano, a través de la editorial Transbooks me dio esa oportunidad. Y aunque cierto es que fui la inspiradora de la antología, Jesus Cano le dio forma, luchó por ella dedicándole muchas tardes a su corrección y propuso en primer lugar donar sus derechos al Banco de Alimentos de Granada, que yo no conocía.
Lo que se inició como un proyecto dudoso en unos cuantos emails finalmente tomó forma. De 25 autores iniciales llegamos a 55. Todos y cada uno de ellos se entusiasmaron con colaborar en un proyecto solidario y esto demuestra una vez más que los escritores son generosos. Un gremio que ha sido diezmado a lo largo de los siglos por editoriales, gobiernos, agentes y publicidad engañosa, sabe muy bien que se tiene que luchar con la palabra y eso han hecho, ofrecer lo que mejor saben hacer, que es escribir.
Somos conscientes de que no están todos los que son. Unos no llegaron a tiempo, otros se encontraban de viaje, la mayoría inmersos en dificultosas actividades literarias pero la gran mayoría se encuentra aquí, en CUENTOS ENGRANADOS.

Algunos de los autores asistentes.
No fue difícil decidir a quién habríamos de dedicarle el texto. En marzo de 2013 nos dejaba el más veterano y querido de los cuentistas españoles: Medardo Fraile. Él me cedió su cuento antes de fallecer para otra antología y quiso el destino que finalmente fuera para esta, con un proyecto social que a él le hubiera gustado y para una ciudad a la que recordaba con mucho cariño.
En la presentación del día 20 de enero tuvimos una acogida magnífica. La Sala Val del Omar, que ya es imponente, dejó muy pocos sitios vacíos. En el estrado nos sentamos Antonio Enrique, el prologuista; Antonio López-Barajas, el presidente de la Fundación Bancos de Alimentos de Granada; Jesús Cano en representación de la editorial Transbooks y coordinador de la antología. A mí me correspondió hacer de maestra de ceremonias, abrir el acto, controlar los turnos y pasar la palabra, hasta la despedida.
Antonio López-Barajas nos aseguró que todo lo que se recaude tendrá su destino en su fundación y de eso no tuvimos ninguna duda. Los voluntarios que en la puerta se encontraban vendiendo las tarjetas de descarga (que equivalían a los libros) eran de una exultante amabilidad, una simpatía arrolladora y un entusiasmo conmovedor. Allí todos sabíamos que el poco o mucho dinero que recaudáramos estaría muy bien custodiado.
La explicación que dio Jesús Cano sobre la forma de comprar la antología a través de la propia editorial Transbooks o las plataformas iTunes y Amazón, fue lo suficientemente esclarecedora. Me gustó particularmente esa novedad, me supongo que ideada también por Transbooks, de entregar una tarjeta ( casi un librito de dos páginas) con la información completa de la antología, nombres de autores, código para descarga y finalmente un recuadro en blanco para ser firmado por cualquiera de los autores. ¿Quién ha dicho que los libros digitales no pueden venderse en actos o librerías? ¿O que no pueden ser autografiados  por el autor?
No puedo dejar de pensar en que se ha hecho historia en Granada, se ha ofrecido algo totalmente innovador y que puede revolucionar (ahora sí) nuestro mundo literario.


Portada de la ebookcard o tarjeta de descarga.
Me sorprendió gratamente, que la mayoría de los asistentes eran lectores de edad, presuntamente poco familiarizados con las nuevas tecnologías pero no por ello menos comprometidos con una causa que entendieron justa y fueron ellos, precisamente, los que se acercaron a comprar su tarjeta, colaborando con los 4.5 euros que se donaban.
No obstante, sé que hubo lectores que echaron de menos el tradicional formato en papel. A esos les pediremos paciencia, quizás no dentro de mucho podremos complacerles.
Antonio Enrique, prologuista de CUENTOS ENGRANADOS fue el alma del encuentro. Consiguió ganarse al público asistente con gran habilidad y propinó bellas y sentidas palabras a la antología, que a mí me parecieron sinceras y agradezco sobremanera. Recalcó que no recordaba una antología tan amplia, de tantos autores, en la ciudad de Granada y lo corroboró Francisco Gil Craviotto, quizás el más veterano de los cuentistas participantes.
CUENTOS ENGRANADOS tuvo un acto vibrante, participativo y dinámico. Tras los correspondientes discursos de la mesa se pasó la palabra a los autores quienes nos hablaron brevemente, de su cuento. Alberto Granados, Carlos Almira, Celia Correa, Francisco Gil Craviotto, Jesús Cano, Miguel Arnas, Brígida Gallego-Coín y unos simpáticos Miguel Ángel Moleón y Jorge Fernandez Bustos que nos hicieron reír.


Jorge Fernández Bustos

Celia Correa
Angelina Lamelas
Angelina Lamelas nos habló de su original narración inspirada en un suceso parisino y nos conmovió recordando la figura de Medardo Fraile, aún dolorosa en sus pupilas y que estuvo con nosotros, no desde su Escocia ni desde su Madrid natal, sino desde ese lugar al que van los escritores únicos e inmortales.
Ayer nos engranamos todos con la esperanza de no haber terminado un trabajo de hace muchos meses, sino de comenzar algo que ha de perdurar. Veremos cómo sembrar la semilla en otras localidades, recordando el lema de Federico: “Medio pan y un libro”.


No hay comentarios:

RESEÑA DE “LA CASA DEL COBERTIZO”

Mustapha Busfeha García Salobreña, Granada,2014 660 pp.   De novela árbol calificaría yo esta extensa obra de Mustapha Busf...