domingo, 3 de julio de 2011

La perfecta tragicomedia: "El apartamento" (1960)



Plano espectacular de la empresa de Baxter y de total actualidad.

He perdido la cuenta de cuántas veces la he visto. Su guión es tan rico en matices que siempre descubro algo nuevo o vuelvo a disfrutar de una frase memorable, como ésa que le suelta una telefonista a otra al hablar de su amante: "Cuando vi el coche tan pequeño que tenía le dije: "O compras un coche más grande o te buscas una novia más pequeña". 


El amor triunfa, no sin dificultades.

No se trata sólo de una gran película cómica, que lo es, sin duda alguna, sino algo más. una auténtiuca y perfecta tragicomedia, género en verdad difícil de manejar, por el riesgo que tiene de desbordarse hacia un lado u otro y perder su esencia en favor del "azúcar" o la "sal"; y, sobre todo, porque en prácticamente todos los fotogramas, bajo la fina ironía que empapa la superficie, se adivina una amargura muy bien disimulada pero bien presente que remite a los tiempos actuales. Y es que la tragedia de C. C. Baxter, alias "Buddy" es ser un tipo anodino incapaz de cuestionar las circunstancias que le arrastran, de luchar contra el modo de vida que se le impone y que le impide, incluso, disfrutar de su intimidad. Y, volviendo a lo de antes, opino ésta quizás sea una de las películas que menos hayan envejecido de la historia del cine, si es que puede decirse eso de ella porque, pese a estar hecha en 1960, pareciera que hablara de hoy mismo. La banalidad de la televisión, la alienación en el trabajo, el egoísmo como divisa y única e infalible norma que garantiza de éxito, la soledad de quien vive en una ciudad de 8 millones de habitantes y se siente como un náufrago... Y, junto a todas esas mentiras, la gran verdad: el amor, como agente liberador, capaz de mover montañas y de conseguir que hasta el apocado Baxter le de con la puerta en las narices a su jefe, quien bien podría ser la encarnación de esta, en el fondo, sórdida sociedad de consumo que considera al individuo un simple número. En resumen, humor, amor y un potente mensaje que convierten "El apartamento" en una de las mejores tragicomedias, si no la mejor, que nunca se hayan filmado, (con el permiso de Blake Edwards y su "El guateque", de la que un día hablaré).  




SINOPSIS: C. C. Baxter es el empleado de una gran compañía cuyo apartamento está continuamente ocupado por sus jefes y las amantes de éstos. Todo cambia cuando el mismísimo gran jefe de la compañía le pide la famosa llave del apartamento y le concede el ascenso que tanto anhela. Pero todo cambiará cuando descubra que la amante de aquél es la chica de la que él está secretamente enamorado.


DIRECTOR Billy Wilder
GUIÓN Billy Wilder & I.A.L. Diamond
MÚSICA Adolph Deutsch
FOTOGRAFÍA Joseph LaShelle (B&W)
REPARTO Jack Lemmon, Shirley MacLaine, Fred MacMurray, Ray Walston, Edie Adams, Jack Kruschen, Joan Shawlee, Hope Holiday, David Lewis, Naomi Stevens, Johnny Seven, Joyce Jameson, Willard Waterman, David White, Edie Adams
PRODUCTORA United Artists / Mirisch Company 




No hay comentarios:

Navidad en Alsacia (I)

Hace poco estuvimos en Alsacia, de vacaciones. Su capital, Estrasburgo, ciudad universitaria y   sede europea, es también muy na...