miércoles, 22 de enero de 2014

Una cabra en Belén



Agencia BBES.- Tel Aviv. Israel.
Una sorprendente revelación acaba de ser hecha pública a esta agencia por el investigador israelí de origen sefardí Simón Balvino, de la Universidad Hebraica de Tel Aviv, con quien nuestro enviado especial departió en una reputada taberna, como no podía ser menos. Este estudioso de la Historia Sagrada reveló que, mientras se hallaba en una vieja sinagoga, dio con un perdido documento relacionado, al parecer, con los Manuscritos del Mar Muerto. El documento, redactado en caldeo, la misma lengua de los tiempos de Cristo, asegura que en el portal de Belén, además de una mula y un buey, había una cabra. El artodáctilo, añade esta antigua noticia, sentía especial cariño por el carpintero José "por ver el animal cierta semejanza entre éste y ella misma". Según el anónimo cronista, "la cabra le ofrecía principalmente y con ternura su leche al afligido padre de Yesoshúa, quien en ello hallaba consuelo, a la espera de ajustar cuentas con una condenada palomita".

La cabra mirando asombrada el enorme parecido entre ella y san José.
Por otro lado, fuentes de la Universidad Hebraica, han desmentido la noticia, calificando a Balvino de falsario y poco riguroso, a lo que no ha respondido el implicado. Se sospecha que se halle en el barrio chino de Tel Aviv. Seguiremos informando.

El famoso documento.

No hay comentarios: